Inicio > Sin categoría > No todo son títulos

No todo son títulos

Lo habitual en estos días es hablar sobre el partido “del Madrid”, pero en El Pase al Hueco pensamos que todos los equipos, tanto pequeños como grandes, deben tener su protagonismo, protagonismo que los medios de comunicación solo dan al Real Madrid y al Barcelona.

Pues bien, el partido “del Madrid” fue el Málaga-Real Madrid, partido en el que unos se jugaban las últimas opciones de conseguir el título mientras que los locales se jugaban la vida. Los aficionados malaguistas, después de una temporada bastante gris y en la que vio muy poco juego por parte de su equipo, y la derrota de la semana anterior, parecía que daba todo por perdido durante la semana, pero que a la hora del partido se volcó con el equipo animando a muerte y llenando una Rosaleda con el ambiente de las grandes citas.

El partido comenzó muy bien para los locales, que, tras un par de acercamientos, encontraron el gol que abría el marcador en una jugada preciosa que culminó Duda tras un genial pase del ecuatoriano Felipe Caicedo (en lo que es el pase al hueco de la jornada). A los pocos minutos, en Barcelona, el líder se adelantaba en el marcador frente al Valladolid, lo que quizá hizo que los jugadores madridistas cayeran en el juego trabado que propuso el Málaga en el centro del campo. A pesar de todo, estuvieron a punto de empatar en un par de ocasiones claras, como un remate de Ronaldo despejado por un inmenso Munúa o una falta lanzada por Van der Vaart.

Se llegó con 1-0 al descanso en Málaga, mientras que el Barcelona tenía ya un marcador claro. No sabemos qué se habló en el vestuario del Madrid pero el caso es que los jugadores salieron con otra actitud, actitud que les llevó a empatar el partido con un gran gol de Van der Vaart justo un minuto después de que Undiano Mallenco, mejor árbitro español para muchos, no quisiese ver un penalti más que claro por empujón de Sergio Ramos sobre Caicedo cuando éste se disponía a rematar un centro de Javi López.

Así fueron pasando los minutos, con mucha tensión y con una inmensa incertidumbre ya que un gol del Tenerife en Valencia o un gol del Madrid en la Rosaleda condenaban al Málaga al infierno de la segunda división.

Pero fue cuando marcó Alexis para el Valencia (ex jugador del Málaga), el momento en que el público estalló de júbilo, dando por hecha una salvación (tendría que marcar dos goles el Tenerife) sufrida más de lo esperado. Se vivieron momentos de verdadera emoción: Frenando Sanz llorando mientras Florentino Pérez le abrazaba, Manolo y Duda abrazados llorando, Muñiz demostrando que tiene sangre en las venas (aún salvándose se gritó “Muñiz vete ya” al acabar el partido) o cuando Duda sale a hombros llevado por los aficionados que invadieron el césped. Pero la imagen más bonita se vio en la grada cuando el árbitro pitó el final del encuentro. Un señor mayor llora de emoción, de pie, en la butaca en la que sufrió todo el año…pero al lado vemos a su nieto, que llora también, como su abuelo, y los dos se funden en un abrazo que a cualquiera, malaguista o no, le hace emocionarse.

Me he querido centrar en la parte del Málaga porque estamos hartos de saber todo de los dos grandes equipos, y quería mostrarles el otro lado del fútbol, el lado en el que conseguir la salvación se valora más que un título.

A.V.A.

Anuncios
Categorías:Sin categoría
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: